Bonampak

Zona Arqueológica de BonampakBonampak La carretera Fronteriza del Sur, que viene de Palenque, es la única vía terrestre por la que puede llegar a Bonampak. Al llegar a San Javier, tome a la derecha 4 km. de revestimiento hasta Betel. A partir de ese punto, son 9 km. de andador revestido con un material subrasante con una capa de base hidráulica de 10 cms. de espesor.

Bonampak también es accesible por vía aérea, rentando viajes privados en avionetas que parten de las ciudades de Tuxtla Gutiérrez, Palenque, Ocosingo y Comitán de Domínguez.

Bonampak tuvo su gran esplendor a finales del período Clásico Maya.

Abandonado alrededor del año 800 D.C., fue descubierta en la década de los cuarentas. Su nombre en vocablo maya significa: “Muros Pintados”, y es justamente a lo que debe su fama este sitio, debido a que uno de sus edificios tiene en sus tres recintos, pinturas en sus muros de una calidad indiscutible.

No es posible referirse a Bonampak sin hacer mención de su entorno natural, en el cual los mayas lograron vivir en armonía y aprovechar sus recursos.

Es uno de los lugares más impresionantes, complejos y bellos que puedan localizarse en la América Septentrional.

Del conjunto, enclavado en el corazón de la Selva Lacandona, solamente la Gran Plaza y la Acrópolis están exploradas. En la primera se levanta la magnífica Estela 1, que muestra a Chaan Muan II (Ave del Cielo), vestido con gran lujo para celebrar su quinto año de gobierno. Sobre la Acrópolis, que sigue los desniveles del terreno, se construyó el edificio de las pinturas. Este posee tres cámaras.

En la primera se muestra la ceremonia de presentación por parte de la familia gobernante; en ese mismo cuarto se encuentra la escena de la procesión de los músicos.

La cámara dos es la de la batalla y la posterior presentación y suplicio de los prisioneros. Por último, la tercera cámara exhibe la suntuosa ceremonia de celebración del triunfo.