Yaxchilan

Zona Arqueológica de YaxchilánDe Frontera Corozal, sitio al que se llega después de recorrer la Carretera Fronteriza del Sur proveniente de Palenque, hay que realizar un recorrido en lancha de aproximadamente una hora, para surcar las aguas del Usumacinta, el río más caudaloso de México y más largo de América Central, con rumbo a Yaxchilán.

A este sitio también es posible acceder por vía aérea, rentando viajes privados en avionetas que parten de Tuxtla Gutiérrez, Palenque, Ocosingo y Comitán de las flores.

Yaxchilán es el prototipo de una ciudad perdida en la jungla; localizada en la margen izquierda de un caprichoso meandro del Usumacinta, se encuentra elevada a más de diez metros sobre el nivel medio del río, ocupando una posición central en la Selva Lacandona.

Su origen se remonta a unos dos mil años, cuando un grupo de hombres se establecieron formando una aldea que, al paso de los siglos, transformaron en una de las ciudades más bellas y poderosas de la Cuenca del Usumacinta, y que tuvo su máximo esplendor entre los años 550-900 D.C. correspondiente al Período Clásico Tardío.

La superficie de la ciudad es muy extensa, pero su visita se restringe actualmente a parte de La Gran Plaza, La Gran Acrópolis, La Acrópolis Pequeña y La Acrópolis Sur.

A La Gran Plaza se accede a través del Edificio 19, conocido también como El Laberinto, a causa de la compleja distribución de sus cuartos.

En varias de las construcciones se encuentran todavía los dinteles que narran la historia dinástica de la ciudad. Sobresalen los de los Edificios 12 y 22. La emoción acompaña el ascenso por la escalinata que comunica a La Plaza con la Gran Acrópolis, presidida por el magnífico Edificio 33, el más soberbio de la ciudad.

La crestería, su escalera jeroglífica, los dinteles y la escultura decapitada del Pájaro Jaguar IV en su interior, son sus características más sobresalientes.

Fue durante el régimen de este gobernante cuando Yaxchilán alcanzó su fisonomía y consolidó su hegemonía.

Una leyenda lacandona cuenta que cuando la cabeza de Pájaro Jaguar vuelva a su sitio, el mundo será devastado por los jaguares celestes.